Serveis Medi Ambient, S.A. (SMATSA) insta al Ayuntamiento de Sabadell a afrontar sus responsabilidades en relación con la limpieza de la ciudad

  • Una situación tan grave, como la acaecida en el barrio de Espronceda, exige la dirección y coordinación del Ayuntamiento para evitar la extensión de la plaga.
  • En el 2017, la empresa presentó un plan de mejora del servicio que no ha obtenido ninguna respuesta por parte del Ayuntamiento.

SABADELL, 18 DE JULIO DE 2018 | Ante las noticias aparecidas en los medios y, en particular, ante el artículo de opinión escrito por el Sr. Lluís Perarnau, regidor responsable del servicio de limpieza viaria, en el cual exige una explicación a la empresa concesionaria en relación con deterioro de la limpieza de la ciudad, desde Serveis Medi Ambient S.A. queremos difundir las siguientes informaciones:

  • La existencia de una plaga de chinches que afecta gravemente a un bloque de viviendas del barrio de Espronceda exige una solución dirigida y coordinada por el Ayuntamiento. Al parecer, el origen de esta plaga no se encuentra en muebles abandonados infectados por chinches, sino en una vivienda desde la cual se ha extendido por todo el edificio.

    SMATSA empezó a actuar a primera hora del pasado lunes 16 de julio, atendiendo a la llamada desesperada de una vecina del citado inmueble que reclamaba ayuda después de haber solicitado asistencia al Ayuntamiento y no haber obtenido ninguna respuesta. La empresa destinó una brigada de trabajo con ropa especial de protección, que procedió a retirar TODOS los muebles que, hasta este momento, habían sido depositados en la calle por los vecinos. No es hasta la tarde del día siguiente, martes 17 de julio, cuando recibimos la primera orden de trabajo del Ayuntamiento, en la cual ni siquiera se menciona la presencia de chinches, y que se limita a solicitar la retirada de unos muebles que, de hecho, ya habían sido recogidos el día anterior.

    No es tarea de SMATSA ejecutar protocolos de fumigación o de extinción de plagas. El abandono en el espacio público de muebles contaminados por chinches hubiera exigido la presencia de algún responsable municipal y de efectivos de la policía local para evitar la proliferación en la calle de mobiliario infectado. En ningún momento hemos recibido instrucciones del Ayuntamiento en relación con este problema. Debido a esta carencia de previsión, numerosos muebles abandonados a la calle fueron recogidos por otras personas, desconocedoras que estaban afectados por una plaga, extendiendo en consecuencia la propagación de la misma a otras viviendas de la ciudad.

    La experiencia acumulada en casos parecidos aconseja la adopción por parte del Ayuntamiento de un protocolo que contemple medidas orientadas, no ya sólo a la retirada de los muebles depositados en la calle, sino a su desinfección y la información a los afectados sobre las vías más adecuadas para deshacerse del mobiliario infectado.

    En cambio, el Ayuntamiento espera a que los vecinos y SMATSA resuelvan un problema que exigía la responsabilidad y liderazgo de, como mínimo, los responsables de las concejalías de salud y de policía y servicios municipales.

  • En el mes de abril de 2017, SMATSA, presentó al máximo responsable municipal del servicio, un informe que detalla un conjunto de actuaciones imprescindibles y necesarias para afrontar adecuadamente los principales retos que Sabadell tiene planteados en relación con la limpieza del espacio público, teniendo en cuenta que habían transcurrido cinco años desde el comienzo de la actual concesión.

    En este informe, además de los problemas relacionados con la acumulación de basura al exterior de las paradas de la neumática o el desbordamiento de contenedores en determinados días de la semana, se aborda específicamente la alarmante situación derivada del abandono de voluminosos en la vía pública.En relación con este último tema, se pone en evidencia que respecto los datos aportados por el Ayuntamiento para el concurso de 2012, en que se cifraban en 247.121 unidades/año abandonadas, transcurridos cinco años este volumen se ha casi duplicado, pasando a 475.006 unidades/año.

    Atendiendo a esta evolución, SMATSA propuso reforzar y reorganizar el servicio, incluyendo la posibilidad de asignar días de recogida a cada distrito para concentrar la capacidad logística disponible y evitar la actual situación de tener que atender, diariamente, toda la extensión de la ciudad, cosa que es inviable dadas las actuales cifras de abandono de muebles. De hecho, esta es la fórmula que se aplica en muchos municipios, donde los vecinos tienen asignados días concretos de la semana para sacar los enseres a la calle.

    Transcurrido casi un año y medio desde la presentación de esta propuesta, no hemos tenido respuesta por parte del Ayuntamiento y, en la única reunión de la comisión técnica de seguimiento que se ha realizado durante el mandato del actual equipo de gobierno, por parte del Ayuntamiento sólo se quiso incluir en la orden del día el tema del plan de comunicación correspondiente al 2018.

    Así mismo, hay que recordar que desde el 2015, SMATSA ha venido denunciando ante el Ayuntamiento la proliferación de transportistas y montadores de muebles que, de una forma manifiestamente clandestina, desarrollan su actividad abandonando en la calle los muebles y sanitarios que sustituyen, para evitar los costes que implica la gestión de los residuos. Igualmente, es necesario que los responsables municipales hagan cumplir las ordenanzas municipales y persigan los comportamientos incívicos que perjudican al conjunto de la población.

  • Finalmente, queremos recordar al Sr. Perarnau que la nueva Instrucción Técnica de Facturación (ITF) comporta una reducción de aproximadamente el 7 % de los servicios inicialmente contratados. En el recurso contencioso-administrativo presentado ante los juzgados de Barcelona, la empresa sostiene que esta decisión unilateral supone una ruptura evidente del equilibrio económico del contrato subscrito en 2012. Hemos mostrado nuestra predisposición a aceptar cualquier cambio, con la única premisa que se mantenga el volumen contratado originalmente, puesto que ésta es la base que justifica el conjunto de la actual plantilla de trabajadores, además de constituir el gasto mínimo necesario para mantener el nivel de limpieza de la ciudad. No tiene ningún sentido que, en una situación de superávit presupuestario, y después de haberse incrementado la tasa de residuos a los habitantes de Sabadell, se pretenda reducir en 1,2 millones de euros el importe anual de los servicios contratados.

    Una vez más, queremos manifestar nuestra responsabilidad y predisposición a trabajar con el Ayuntamiento para encontrar fórmulas que permitan mejorar el servicio, adaptándolo en las necesidades actuales de la ciudad. Sabadell y sus habitantes tienen que ser la prioridad de todos los que tenemos que aportar soluciones a los problemas que afectan a nuestra ciudad.